Buscar en este blog

martes, 7 de diciembre de 2010

- EL MINISTRO DE CULTURA DEL PERÚ






Lector, hace pocos días al hojear uno de los diarios de mayor circulación a nivel nacional, llamó mi atención la foto que encabeza esta entrada. El lugar: algún asiento en las tribunas de la tristemente célebre plaza de toros de Acho, en Lima Perú. El evento: una tarde de corridas de toros este mes de Noviembre. Simplemente no lo podía creer. En las fotos aparecen dos personajes de gran importancia, uno en política internacional y el otro en la nacional.
El señor que aparece al lado derecho de la foto, con sombrerito y chaqueta marrón...¿ sabes quién es? Pues es nada más y nada menos que el flamante ministro de Cultura del Perú: señor Juan Ossio Acuña, , ¿qué te parece?, ¿cómo te quedó el ojo? Este señor con su presencia en esta clase de eventos está validando un acto de extrema crueldad y salvajismo contra un ser vivo. Ya sabemos que hay gentes y gentes en este loco mundo y que cada quien es libre de elegir a qué clase de espectáculos acude. Por ejemplo, unos acuden a un concierto de rock, otros a un festival de ballet, otros acuden a club social para aprender a bailar, y otros...otros acuden a ver y festejar cómo un inocente animal es salvajemente torturado por un payaso y cobarde fantoche llamado "torero". El agua siempre busca su nivel, dice el dicho. ¿Te imaginas lo que debe haber en el alma de una persona que se sienta en una butaca a ver con placer cómo le clavan unos largos puñales a un ser viviente una y otra vez, para luego de una larga agonía seccionarle la médula espinal con un cuchillo y mientras el animal está aún con vida vienen los cobardes payasos a rebanarle las orejas y la cola porque la tribuna o la tradición se lo exigen? Este es pues nuestro gran ministro. Ahora ya sabemos por dónde va su política al menos en lo que respecta a esta clase de espectáculos. Y para poner la cereza sobre el helado, sabes quién es su vice-ministro? ¿Sabes qué meritos tiene para ser premiado con el vice-ministerio de la cultura? Creerás que te estoy tomado el pelo. Ahí va: el vice ministro de Cultura del Perú es el señor Bernardo Roca Rey Miroquesada. ¿Y quién carajos es este rocarey?, preguntarás. Es un empresario taurino, es decir, el que produce y vende los toros para las corridas y tambien produce toreritos, y viene de una familia de larga "tradición taurina". ¿Qué tal? Así es como se hace este gran negocio: los taurinos son una minúscula parte comparados con la gran mayoría de gente que está en contra de esta clase de eventos. Pero -y aquí la gran diferencia- este es un grupito de ricachones, gentes con mucho dinero y poder porque están codo a codo con los políticos de turno como lo puedes ver en estas fotos (ver). Y como no podía ser de otra manera este espectáculo ha sido declarado "evento cultural" y por lo tanto ha sido exonerado de impuestos (ver).




Bueno, pero al inicio dije que habían dos personajes en la foto, ¿cierto? Al otro supongo que lo conoces por su larga trayectoria en el ámbito internacional. Es el señor Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de las Naciones Unidas. Y siendo sincero te digo, asombrado lector, que nunca me hubiera imaginado que a este señor le gustaran los espectáculos de sangre, tortura y muerte. Hasta donde yo tengo conocimiento un Secretario de las Naciones Unidas es, como lo dice su propia página web (ver), un mensajero de la paz, de la no violencia, del desarme. ¿O todo ello no importa un carajo cuando se trata de un animal, en este caso de los toros? Explícame cómo se puede ir por el mundo pregonando la paz cuando soy insensible al sufrimiento de un ser tan vivo como tú o como yo. Con qué sangre en la cara puedo dar un discurso al mundo parado en al atril de la ONU frente a millones de personas para luego acudir a este centro de torturas que es Acho y disfrutar del sufrimiento y la exanguinación de animales indefensos e inocentes sólo por placer y en el nombre de Dios? (ver)
Por ello insisto en que el secreto para erradicar esta lacra es la EDUCACIÓN, con ello estamos secando la fuente de donde salen los productores y los consumidores de este macabro show.

Si estos son los cultos, no quiero imaginarme a los incultos.

Puedes ver este par de antiguas entradas con más información al respecto:
Mejor ya no sigo escribiendo y te dejo para que reflexiones lo que acabas de leer, indignado lector.



7 comentarios:

Miyita dijo...

¡inaudito!

Anónimo dijo...

estas disques ferias es solo la confirmacion que el ser humano es quien mas cerebro tiene y el que menos lo usa...en lo personal me parece una tonteria sacrificar un animal por diversion no soy vegetariano ni nada pero matar un toro por diversion para que 5mil trogloditas ignorantes se diviertan me parece una cojudes unica..

Anónimo dijo...

simplemente no puedo entender que los supuestamente humanos se diviertan con algo tan horrible y tan doloroso

Miyita dijo...

Mi querido DrG.
Samuel y yo queremos desearte muchas felicidades en unión de tu familia, amigos, pacientes, gente y animales que te quieren bien, que este año que llega te depare salud, trabajo, más amor del que tienes ya, paz y muchas satisfacciones.
Una lamida de Samuel y un abrazo de mi parte.

Doctor G. dijo...

Miyita,

Muchas gracias por tu lindo saludo. También es mi deseo que pases una hermosa Navidad en compañía de tus seres queridos (peludos y no peludos), mucha prosperidad y mucho amor, y siempre...sembrando Conciencia.

Otro abrazo para ti y una rascada en la panza para Samuel.

Dr.G

jca dijo...

Bueno, mi estimado Doctor G., yo no seré tan "blanco & negro". Sorry. Existen cultos a los que sí les gustan los toros, cultos a los que no les gustan, incultos a los que sí les gustan e incultos a los que no les gustan. Y comentaristas a los que les disgustan los toros pero no les molesta que niños y ancianos pidan limosnas.

Anónimo dijo...

El grado de inteligencia emocional, por muy culta o inculta que sea la persona, determina su sensibilidad o insensibilidad.
Encontramos a los insensibles en todos los ambientes y en todos los niveles, son aquellos que no respetan a la naturaleza y a los otros seres con quien comparten nuestra tierra.
Gracias a Dios, siempre quedan los sensibles luchando pacíficamente contra la injusticia, las crueldades, los abusos y en fin, contra la insensibilidad.

Una educación que desarrolla nuestra inteligencia emocional es imprescindible para sensiblizar al ser humano.

Un saludo cordial de una Holandesa que vive en España.