Buscar en este blog

jueves, 20 de noviembre de 2008

- EL SÍNDROME UROLÓGICO FELINO




Muchas veces han llegado los dueños a consulta con su gato en brazos con la siguiente queja:


Doctor, mi gato está estreñido...


En medicina felina existe una entidad patológica que es confundida con frecuencia con el estreñimiento intestinal, y que si no es diagnosticada y tratada a tiempo producirá la muerte de nuestro amigo gatorro debido a transtornos metabólicos o simplemente por el rotura de la vejiga.

Se denomina Síndrome Urológico Felino y lo que ocurre, en lenguaje sencillo, es que debido a determinado tipo de dieta y al peculiar metabolismo de los gatos predispuestos, se forma en sus vejigas un sedimento o cálculo semejante a la sal de cocina pero insoluble en la orina. Este sedimento obstruye el finísimo diámetro de la uretra (tubo que conecta la vejiga con el exterior) lo que origina la imposibilidad de orinar. Es decir, el gato sigue produciendo orina pero no puede evacuarla porque tiene dicho tapón alojado en el pene.



En este punto los dueños cuidadosos se dan cuenta de que algo no anda bien con Michifús. De pronto lo ven pujando en lugares no habituales como debajo de la mesa, en alguna esquina de la casa. Su caja de arena no aparece mojada o escasamente presentará alguna gotas. Además notarán al gato lamerse insistentemente el pene con el inútil afán de deshacerse de la molestia. También puede producir un maullido extraño, diferente.



De no recibir atención inmediata el gato entrará en fase de shock habiendo en este punto transtornos metabólicos que hacen muy complicado el tratamiento y resolución del problema, agravando el pronóstico. Este cuadro constituye una emergencia. No piense que ya se le pasará, eso no ocurrirá. Lleve a su amigo de inmediato el veterinario para que reciba el tratamiento adecuado.
El tratamiento consiste en la desobstrucción de la uretra por medio de instrumental especial para este fin, administración de fluídos endovenosos, lavado de la vejiga y análisis completo de sangre para detectar complicaciones metabólicas.
Si tienes un gato y goza de buena salud, te recomiendo que "en frío" vayas y le preguntes a tu veterinario si tiene la experiencia y si dispone del instrumental necesario para este fin y no pares hasta encontrar uno que reúna estos dos requisitos. De esta manera si se presenta la emergencia no pierdas un tiempo valioso yendo de consultorio en consultorio.




Recuerda que la rapidez es la diferencia entre la vida y la muerte.



1 comentario:

Mariana dijo...

Es muy importante conocer esta información. Hace unos años uno de mis gatos no podía orinar, y se veía dolorido, y por suerte el veterinario al que lo llevamos le quitó la obstrucción y luego de tratarlo me recomendó cambiar el alimento por uno especial para esta afección. Me dijo que de no haberlo llevado enseguida podría haber muerto. Desde entonces no ha tenido más problemas, y está hermoso y sanito.
Gracias por difundir esta información, puede salvar la vida de muchos gatos!